Cómo Tesla resuelve los dilemas éticos de los carros autónomos

Hoy en día ya es trivial pensar en los dilemas éticos que un sistema autónomo se puede llegar a enfrentar, especialmente cuando se trata de un automóvil. Las compañías que diseñan este tipo de vehículos deben mantener una visión holística para inculcar esos algoritmos en su carro y así el resultado ante una situación sea la de menor mal.

Un ejemplo muy usado para este tipo de casos es cuando un humano va conduciendo y al distraerse por un segundo, se encuentra espontáneamente ante una situación de emergencia donde si continua el camino, atropellará a cinco personas. El sistema autónomo detecta esta situación de emergencia y tiene la opción de girar el carro hacia la derecha. Lamentablemente, al tomar esta acción atropellará solamente a una persona. Aquí uno pensaría que el menor mal es atropellar a una persona en vez de a cinco. Aunque el dilema es que el automóvil estaría causando la muerte de ese peatón, en vez de que el conductor mate a los cinco.

Ante esta problemática, la estrategia de Tesla fue: Si el conductor sigue activamente presionando el acelerador, el sistema no se entrometerá. Esto quiere decir que tomaron la posición de por lo menos no tener la responsabilidad de haber creado un accidente.

Referencia:

Lin, P. (2017, Abril 05). Here’s How Tesla Solves A Self-Driving Crash Dilemma. Recuperado 21 de Septiembre, 2017, de https://www.forbes.com/sites/patricklin/2017/04/05/heres-how-tesla-solves-a-self-driving-crash-dilemma/#279b3eb56813

Anuncios