El dilema de los vehículos autónomos

Los vehículos autónomos han surgido en los últimos años como uno de los avances tecnológicos que tendrá un gran impacto social en el futuro. El rápido crecimiento de las ciencias de la computación y el desarrollo de la Industria 4.0 han permitido que hoy en día se produzcan automóviles que conducen por cuenta propia.

Este ha sido un gran paso, pero aún así sigue siendo necesaria la intervención humana para llevar a cabo ciertas tareas que el automóvil no puede realizar de manera independiente. Quitar a los conductores crea un gran problema, pues a diferencia de los humanos que actuamos por instinto, los automóviles deben ser programados para tomar las decisiones. Algunos de estos casos son accidentes fatales que involucran a los pasajeros o a las personas en su entorno. ¿Quién es apto para decidir de qué manera va a responder un auto en una situación como esta? Se han propuesto diferentes maneras de abordar esto: buscar que se disminuya el número de muertes, elegir un evento al azar o dejar que el automóvil siga su camino sin intervenir, entre otras.

Por esto considero que este tema es de gran relevancia. Es un problema que ha existido por años en las mentes de los filósofos y que está a poco tiempo de convertirse en una realidad. Y alguien tendrá que tomar estas decisiones, por lo que es necesario analizar las consecuencias, desde los distintos puntos de vista de las diferentes disciplinas de estudio.

Anuncios