Estudiante promueve las matemáticas en la vida diaria.

Un estudiante del Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Monterrey, Andros Flores Tamez, expondrá el 17 de noviembre del 2017 sobre un tema que no se discute frecuentemente pero que es fundamental para interpretar de manera analítica la información del medio al momento de evaluar con ella nuestro propio conocimiento. La exposición del tema será corta, por lo que tendrá que presentar eficientemente los resultados de su investigación.

El tema en sí está contenido dentro de la rama de estadística bayesiana, o podría decirse que es la raíz de esa rama, el teorema de Bayes. El teorema de Bayes es una proposición sencilla, fácil de comprobar, y es la alternativa preferible a otros razonamientos que son muy comunes pero que nos conducen a paradojas. El planteamiento se suele hacer con referencia en un elemento visualmente atractivo, como escoger una canica, un juguete u otras cosas amenas.

En estadística, a menudo se habla de probabilidades y, filosóficamente hablando, muchos sabemos que nada en la vida es seguro, pues la validez de nuestra percepción es falaz por resultar en un razonamiento cíclico. Debido a esto, es útil para el entendimiento considerar que cualquier proposición tiene cierta verosimilitud. Usando la estadística bayesiana, podemos ver como la información que viene del mundo real, sea parte de un experimento o no, afecta la verosimilitud de que cualquier aseveración involucrada en el experimento. Este razonamiento está efectivamente aplicado en los estándares requeridos por la comunidad científica, pero es fácil pasar por alto que estos mismos criterios pueden ser aplicados a nuestras creencias.

Si se quiere comprobar el conocimiento de un individuo, con el objetivo de lograr comodidad mental u ocio, se pueden aplicar los mismos procedimientos. Después de todo esto, se puede hacer un esfuerzo para mejorar la información en la que dependen nuestras creencias, y en ocasiones, se descubrirá que alguna creencia fuera un error.

Anuncios