Todas las entradas por josemontesdeoca95

La importancia de la competencia perfecta

La economía global está dominada por un conjunto de fuerzas llamadas los mercados. Todo mundo ha oído hablar de ellos, pero pocos realmente tienen la capacidad y el perfil teórico para definirlos correctamente. Entonces, ¿qué es un mercado? De manera sencilla, un mercado es un conjunto de normas, instituciones y sistemas que propician el intercambio de bienes y servicios.

Evidentemente existe una cantidad enorme de mercados, pues cada producto y servicio tiene su propio mercado. Esto nos lleva a la siguiente pregunta, ¿todos los mercados son iguales? ¿Es posible categorizar a los mercados en base a sus características? La ciencia económica nos ha brindado herramientas para analizar y describir nuestro entorno en términos económicos, y en particular es posible clasificar a los mercados en base al número de productores y al número de demandantes dentro del mismo. A esto se le denomina estructuras de mercado.

De manera general, existen dos principales categorías: la competencia perfecta y la competencia imperfecta. La primera describe la forma utópica en la que quisiéramos que operaran los mercados, pues es la estructura que le brinda mayor bienestar a la sociedad. Lamentablemente, son pocos los mercados que operan de esta manera, puesto que la mayoría operan bajo alguna estructura correspondiente a la competencia imperfecta. Existen muchos tipos de estructuras de mercados en esta categoría, pero el ejemplo más conocido (y el otro extremo) es el monopolio. Este se caracteriza por el hecho de que sólo existe un productor y este le arrebata bienestar a la sociedad al producir una cantidad del bien debajo de lo óptimo.

Es importante comprender y estudiar las estructuras de mercado, pues se tiene que fomentar, a través de regulaciones, la competencia perfecta.

Anuncios

La desigualdad económica, el mayor reto del siglo XXI

La desigualdad económica es uno de los principales retos a vencer en esta era contemporánea. El cambio hacia políticas económicas neoclásicas a principios de los ochenta ha propiciado que un selecto grupo de individuos haya acumulado una riqueza desmesurada, mientras que los ingresos de la clase media y baja se han estancado en este mismo periodo de tiempo.

La desigualdad económica es un tema sumamente serio, pues ha alcanzado niveles nunca antes vistos en países desarrollados tales como Estados Unidos. La falta de regulación gubernamental y la avaricia de las grandes corporaciones fueron las principales causas de la crisis económica del 2008, misma de la cual nacieron movimientos de rechazo a las prácticas corporativas y a la desregulación de mercados clave en la economía. Estos movimientos, tales como Occupy Wall Street o el 15-M, también tienen como propósito concientizar a la ciudadanía de la enorme brecha económica entre “el 1%” y el resto de la población. Aunado a esto, existe una latente preocupación de que esta enorme brecha entre ricos y pobres sea, una vez más, la antesala de una nueva crisis económica de las dimensiones de la Gran Depresión.

Es evidente que la desigualdad económica está propiciando que unos cuantos tengan mayor bienestar a costa del progreso económico de la sociedad. Este problema es quizá el reto más grande al cual nos enfrentamos el día de hoy, por lo que es de suma necesidad que se discuta y se busque una solución antes de que nos sumerjamos en la siguiente Gran Depresión.

La política monetaria de México a partir del TLCAN

La política monetaria implementada por el Banco de México tuvo importantes cambios estructurales a partir de la firma del Tratado de Libre Comercio de América del Norte en 1994. Celso Garrido, en su artículo Política monetaria y desarrollo económico en México desde 1995, nos expone cómo fue que la política monetaria cambió a partir del TLCAN y cómo fue que impactó a la economía mexicana.

El texto le permite al lector formarse una opinión informada respecto a la eficiencia de las políticas monetarias implementadas por Banxico en los últimos años. El artículo fue publicado por la revista El Cotidiano en el 2004.