Todas las entradas por nancyvela

La maravilla de los exoesqueletos

Investigaciones recientes han encontrado que, alrededor del mundo, hay más de 180 millones de personas que requieren de una silla de ruedas; es decir, personas que debido a alguna enfermedad o accidente, padecen limitaciones de movimiento. Por lo tanto, en los últimos años, distintas empresas han buscado una solución a este problema, lo cual ha conducido al desarrollo de una tecnología robótica que puede ayudar a aquellas personas: los exoesqueletos.

Un exosqueleto es un armazón que lleva puesto una persona, generalmente desde la parte baja del tórax hasta los tobillos (uniendo también la cadera y las rodillas). Su propósito principal es ayudar a las personas a andar, aumentando su fuerza y resistencia. Es por esto que también contienen un sistema de potencia de motores o hidráulicos, los cuales proporcionan parte de la energía para el movimiento de los miembros.

De manera general, existen dos clases de exoesqueletos: aquellos que contienen sensores biométricos (para leer las señales cerebrales del usuario y realizar los movimientos que él desee), y los que son controlados por un panel de mando o (haciendo que no sean necesarios funciones motrices o nerviosas para mover al exoesqueleto). Sin embargo, ambos son útiles para apoyar a los individuos con limitaciones de movimiento a realizar distintas actividades, como lo es caminar, cargar peso, sentarse, correr, o, en algunos casos, efectuar sus respectivas rehabilitaciones médicas.

Un ejemplo de esta nueva tecnología es el PowerLoader, un exoesqueleto dado a conocer por una subsidiaria de Panasonic, el cual puede levantar hasta un máximo de cien kilogramos, así como caminar hasta ocho kilómetros por hora. Otros ejemplos incluyen al Rex Bionics (fabricado en Nueva Zelanda) y al Body Extender (en Italia).

La importancia de saber programar

Desde la creación de la computadora digital moderna –a mediados del siglo XX– la tecnología ha ido adquiriendo un papel indispensable en la vida cotidiana del ser humano, sobretodo en el campo de la programación. En efecto, ésta se ha propagado a tal grado que, en la actualidad, el saber programar se ha vuelto tan sustancial como saber inglés.

En primer lugar, es evidente muchos de los grandes emprendedores tecnológicos lo son debido al hecho de saber programar. Ejemplos de éstos incluyen a Bill Gates, Steve Jobs y Mark Zukenberg. Por lo tanto, es posible afirmar que la programación otorga diversas oportunidades en el mundo laboral, al mismo tiempo que permite avances tecnológicos que, en su mayoría, favorecen a la sociedad.

Sin embargo, el beneficio que proporciona esta destreza no abarca únicamente la capacidad de crear nuevas tecnologías o de mejorar las existentes, sino que también se ha comprobado que aprender a programar desarrolla numerosas habilidades transversales, como lo son el pensamiento analítico, la resolución de problemas y la creatividad, las cuales son útiles para cualquier individuo –no solamente para un ingeniero de sistemas– y que, además, desarrollan al máximo el potencial de cada persona.

Así pues, se puede afirmar que el saber programar es una destreza que, en los últimos años, ha incrementado su importancia y utilidad, ya que no solo “abre las puertas” a nuevas oportunidades, sino que también le otorga a la persona la capacidad de resolver problemas con base en un orden lógico previamente definido.