Todas las entradas por robertoborboa

Detectan posibilidad de daños irreversibles por mal uso de lentes de contacto

Se calcula que hay más de 125 millones de usuarios de lentes de contacto en el mundo,  una cifra muy significativa; y cabe mencionar que la mayoría de estos usuarios desconoce los riesgos a los que se enfrentan si no se tiene el cuidado adecuado. Además de ser más estéticos que los lentes convencionales, brindan mayor comodidad, pero todo esto requiere que quien haga uso de ellos, tenga en cuenta las precauciones debidas en cuanto a su mantenimiento y tiempo de uso de los mismos para evitar problemas que pueden llegar a ser tan graves como para provocarles ceguera o daños irreversibles en su córnea como estudios recientes han indicado.

La principal razón de estos daños son debido una bacteria llamada Pseudomona aeruginosa,que está presente en ambientes de aire contaminado, agua sucia y tierra, además de requerir de oxígeno para vivir, por lo cual es muy común que esté presente en casi cualquier parte. Estas bacterias se adhieren fuertemente a superficies que estén sucias, haciendo muy propensas a las personas que no cuidan de sus lentes de contacto a adquirir este tipo de bacterias en sus ojos. Al establecerse en el ojo, su daño es tan grave que puede llegar a perforar la córnea (parte transparente que recubre la pupila y el iris en el ojo) causando trastornos en la agudeza visual y sensibilidad a la luz, e incluso ceguera si no se trata a tiempo el problema.

Pero es por esto que, investigadores han puesto en marcha su trabajo para encontrar las medidas preventivas para evitar este tipo de situaciones. Una elección adecuada del material de lentes de contacto para el tipo de enfermedad que se padezca, su limpieza apropiada y el descanso debido que requiere el ojo son algunos factores que hay que tomar en cuenta.

Bioseguridad en la ropa quirúrgica

Todas las profesiones llevan implícito un riesgo profesional, inherente a la naturaleza misma de la especialidad y al ambiente donde se desenvuelven. El equipo de salud que labora en el área quirúrgica de cualquier hospital, está constantemente expuesto a una inmensa cantidad de riesgos biológicos que requieren ciertas medidas de precaución; tal es el caso de la enfermera que falleció debido a su contaminación de ébola por parte de un paciente en España.  Para ello, se ha determinado establecer normas de bioseguridad con el fin de prevenir accidentes, enfermedades y patologías.

Una de las normas de bioseguridad indica el uso de equipo de protección individual. Actualmente, existen tres tipos de alternativas para la ropa utilizada dentro de un quirófano: ropa de algodón, ropa desechable y ropa de polímeros orgánicos de polipropileno. Aún así, siguen existiendo riesgos para aquellos que entren a un quirófano, como lo son los agentes biológicos, es decir, los microorganismos con inclusión de los genéticamente modificados, cultivos celulares y endoparásitos humanos, que son susceptibles de originar cualquier tipo de infección, alergia o toxicidad. Y las vías de entrada de los distintos microorganismos pueden ser las siguientes: respiratoria, conjuntiva, dérmica y digestiva. Debido a esto, se debe implementar la vestimenta más adecuada y las normas más estrictas y precisas sobre su uso para prevenir cualquier tipo de riesgo, y así poder garantizar la seguridad del trinomio de bioseguridad: Proteger al paciente, proteger al profesional y proteger al medio ambiente.