Todas las entradas por sofiacaraza

La metamorfosis del perfume: redefiniendo su proceso de diseño

En años recientes, el enfoque de los perfumes ha ido cambiando gradualmente a nivel global: ya no se utilizan solo para crear una fragancia de uso personal conservada en un frasco. El proceso de elaboración de perfumes ha pasado de ser un área reservada a la química y al proceso artístico de los perfumeros a un proyecto multidisciplinario con grandes posibilidades de diversificación en su aplicación.

Cada vez más áreas, como la psicología, el diseño, el marketing y la arquitectura, están interesadas en el potencial que el olfato puede tener como recurso para el diseño de productos, espacios, sistemas y empresas. Por ejemplo, se han desarrollado nuevas empresas que se enfocan al branding olfativo, la aromaterapia o la ambientación de espacios con olor, e incluso ha habido simposios de diseño para dar a conocer propuestas y exploraciones relacionadas con el olfato.

Este cambio se debe a la necesidad de redescubrir otros sentidos además del visual y auditivo en los procesos diarios de las personas, para generar nuevos tipos de soluciones en diversas áreas. Sin embargo, para poder generar tales soluciones se busca entender la respuesta subjetiva ante los olores, pues  existe un vocabulario muy reducido para describir olores debido a nuestra poca percepción olfativa psicológica. Es decir, olemos constantemente pero sin estar conscientes de lo que indican los olores a nuestro alrededor. Nuevas investigaciones acerca del olfato han surgido a causa de esta problemática, las cuales cuentan con un enfoque mayor en las ciencias sociales que en las naturales.

<span style="font-wEste reciente involucramiento de equipos multidisciplinares en la perfumería modifica el proceso de diseño de los perfumes, donde los perfumeros, químicos y otros expertos aportan el conocimiento y el campo creativo de posibilidades mientras que diseñadores buscan la aplicación de este conocimiento para responder a diferentes necesidades concretas.

Anuncios

Arquitectura hostil ¿una verdadera solución?

La arquitectura hostil, también conocida como diseño desagradable, busca intencionadamente evitar ciertos comportamientos o acciones en relación con los objetos y espacios. Aunque este tipo de diseño rodea la mayoría de los espacios públicos en los que nos movemos, pocas veces nos percatamos de que está presente y que la incomodidad de los objetos no es un error de diseño, sino que utiliza características desagradables y restricciones físicas con un propósito predeterminado.

Este concepto de diseño es criticado porque no ataca la causa del comportamiento que busca evitar, solo lo resuelve superficialmente. Además, existe un problema ético pues ¿quién tiene el poder de prohibir o establecer qué es lo apropiado?

Por un lado, las personas encuentran nuevas maneras de contrarrestar las restricciones físicas. Por otro lado, se puede volver hostil al marginar a ciertos sectores de la población, como los indigentes y los jóvenes desempleados. El ejemplo más célebre de este tipo de diseño es la banca Camden, criticada porque su diseño anti-crimen perjudica más que beneficia a la sociedad.

En conclusión, la arquitectura hostil es solo una solución temporal e inmediata a un problema urgente, pero se necesita otra estrategia de concientización racional para lograr un cambio permanente.